Comparte nuestras noticias

La pandemia del SARS-CoV2 contabiliza a la fecha a más de 2 millones y medio de personas contagiadas a nivel mundial por el nuevo coronavirus, de acuerdo con el registro que reporta el Coronavirus Resorce Center de la Universidad de John Hopkins.

En este contexto, la medida de prevención del distanciamiento social y confinamiento en los hogares que recomienda la Organización Mundial de la Salud ha generado una situación imprevista relacionada con la percepción de movimientos sísmicos por parte de las personas.

Según reporta el diario El País,  el ruido provocado por la actividad diaria de las personas obstaculiza la percepción de sismos u otros fenómenos. Al respecto, la científica Paula Koelemeijer, de la Royal Holloway de la Universidad de Londres, afirma que «ahora, el ruido es menor y estas señales probablemente serán más claras».

La investigadora plantea que sus datos muestran una caída de hasta el 30% tras las primeras medidas de confinamiento de la capital británica el 23 de marzo. «Esperamos una mayor claridad de las señales producidas por terremotos lejanos, usadas para estudiar el interior de la Tierra, y también las de los terremotos locales, que pueden ofrecernos más información sobre la sismicidad local y el riesgo de terremotos».

Lea la nota completa aquí:

El confinamiento aumenta la capacidad humana para detectar terremotos

Hace un par de semanas, la sismóloga Laure Fallou observó un fenómeno que no había visto en su vida. Unas 200 personas utilizaron una aplicación en su teléfono móvil para informar de que habían sentido que el suelo temblaba en Zagreb, la capital de Croacia.

X