Comparte nuestras noticias

¿Se puede planificar hoy para evitar los incendios de las próximas décadas? La investigación académica afirma que es posible. Para ello, se necesita cambiar la visión con la que se gestiona el paisaje, limitando el desarrollo urbano y generando territorios resilientes, diversos, en los que convivan parches de plantaciones forestales con terrenos agrícolas y bosques nativos que resguarden el suelo y la biodiversidad. Pero si seguimos sin planificar y ordenar el territorio, estamos configurando escenarios de desastre.

Por Jorge Román
Imagen de portada: territorios devastados por los incendios de 2017. Créditos: Techo. Fuente: Flickr.com


Última actualización: 26/01/2021

En entrevista para Futuro Resiliente, el académico de la Universidad de Concepción e investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) Francisco de la Barrera nos explica qué es la planificación territorial y cómo puede usarse para prevenir y reducir el impacto de los incendios que ocurrirán no solo esta temporada, sino durante los próximos 20 o 40 años.

De la Barrera explica que la planificación territorial tiene una visión estratégica a largo plazo y de gran escala. Para trabajar desde esta visión, se necesitan nuevas normativas, ya que las actuales no permiten planificar en esas dimensiones: «Ni la ley general de urbanismo y construcciones, ni esta otra ley orgánica de gobiernos regionales […] permiten, por ejemplo, poder hacer zonificaciones especiales, sobre algunas partes específicas de una cuenca, en la cual por ejemplo queramos hacer resguardo del recurso hídrico […] o bien para hacer unas zonificaciones más detalladas, sobre dónde pueden ir las plantaciones forestales y, por ejemplo, indicarles cuales pueden ser los grados de densidad. Eso es algo que los instrumentos actuales no pueden hacer».

El académico explica que, cuando los territorios no se planifican de forma adecuada, los incendios se expanden con mucha mayor facilidad: «Los desastres no son naturales por su origen, pero cuando nosotros tenemos un territorio que ha sido configurado para que esos desastres causen grandes estragos, eso ya es responsabilidad nuestra».

Como un primer paso, de la Barrera sugiere implementar y proteger los anillos o cinturones verdes en torno a la interfaz urbano rural para frenar el crecimiento urbano y proteger las viviendas del fuego. Según el académico, «la planificación territorial puede generar paisajes resilientes: no solamente ciudades resilientes, o ciudades sustentables». Él considera fundamental un cambio de enfoque: no pensar durante el invierno en los incendios forestales que se deben evitar en el verano, sino en cómo evitar los incendios de los próximos 20 o 30 años.

De la Barrera afirma que «estamos en la década de la restauración ecológica, no porque sea importante […] tener hábitat para que anden los pudúes o los pájaros carpinteros. […] Cuando conservamos y cuando restauramos una ladera que ha sido degradada, y habilitamos una parte para uso agrícola y otra parte para la producción de agua […] estamos beneficiando no solamente a esa ladera o ese lugar en particular, sino que estamos beneficiando a todo lo que ocurre en la microcuenca hacia abajo». En esto consisten los llamados «mosaicos de paisaje».

Puedes escuchar la entrevista completa en Spotify:

Capítulo 14: Territorios configurados para el desastre

Listen to this episode from Futuro Resiliente on Spotify. En entrevista para Futuro Resiliente, el académico de la Universidad de Concepción e investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus) Francisco de la Barrera nos explica qué es la planificación territorial y cómo puede usarse para prevenir y reducir el impacto de los incendios que ocurrirán no solo esta temporada, sino durante los próximos 20 o 40 años.

X